« Flúor, no graciasCon la comida no se juega »