« La orina en terapia sanitaria y retroalimentaciónFlúor, no gracias »